Homeopatía animal

RESEÑA HISTORICA
LA HOMEOPATÍA Y SU CREADOR:
CHIRISTIAN SAMUEL FEDERICO HAHNEMANN.

La Homeopatía fue creada y desarrollada entre 1790 y 1843 por un hombre, médico y químico, nacido en Meissen, Alemania. Su nombre completo: Christian Samuel Federico Hahnemann. Vivió 88 años y los últimos 50 de su vida fueron consagrados a su pasión más abrasadora: el desarrollo y aplicación de una nueva concepción terapéutica basada en la teoría de los semejantes: la Homeopatía.
De este hombre, de su historia de vida y sus primeros pasos en el descubrimiento que le dio trascendencia, nos ocuparemos sucintamente en este capítulo.
Meissen es hoy una hermosa ciudad de la ex-República Democrática Alemana, ubicada en el corazón de la provincia de Dresde. Desde hace más de tres siglos es famosa por su porcelana, la gran fortaleza y su imponente catedral gótica. Doscientos cincuenta años atrás, alrededor de 1750, era un ciudad-aldea y, en su seno, nació Samuel Hahnemann, precisamente el 10 de abril de 1755. De cuna pobre, merced a una beca, accedió a las primeras enseñanzas escolares de su época y muy pronto se destacó por su inteligencia y, notablemente, por su facilidad en el aprendizaje de los idiomas, factor fundamental éste en lo que luego sería su genial creación. Llegó a dominar con fluidez, además de su alemán de origen, el inglés, francés, italiano, griego y latín; conoció también las lenguas árabes, hebreas y varias lenguas muertas.1
Luego de muchas vicisitudes, y gracias al aporte generoso de algunos nobles del lugar, se graduó de médico en la Universidad de Leipzig (una de las más renombradas de la época), y comenzó a trabajar apadrinado por un colega famoso, el Dr. Quarin, quien dirigía en Viena el Hospital de las Hermanas de la Misericordia8. Tiempo después se doctoró en Medicina en la Universidad de Erlamgen, en Alemania.
Sin embargo, pocos años más tarde, y con el espíritu crítico que lo caracterizaba, comenzó a cuestionar ácidamente la práctica médica de su tiempo. Los métodos preconizados en ese momento por Broussis, médico muy famoso en las cortes europeas, fueron blanco reiterado de sus ataques.

* Hahnemann es, en realidad, un apellido de origen holandés, habiéndose registrado por primera vez en Prusia, en la aldea de Lauschted, cerca de la ciudad de Halle, según un registro bautismal del 8/12/1707. Los padres de Samuel contrajeron matrimonio en la Iglesia Evangélica Luterana de Kötschenbroada, en Meissen. (Martínez Fragosa G.)9

La base de la terapéutica de Broussis consistía en sangrías abundantes, laxantes violentos, baños tibios y ayunos prolongados que debilitaban aún más a los enfermos y aceleraban su fin. También bajo los dardos de Hahnemann cayeron los boticarios, farmacéuticos de la época que se especializaban en la preparación de "pócimas" pseudo-mágicas que, básicamente, eran una enorme mezcla de sustancias, las más de las veces muy tóxicas, que agravaban a los pacientes, o simplemente, los mataban, al intoxicarlos de manera fulminante.
Del camino de este cuestionamiento, no escapó su propia formación universitaria. Aún habiendo estudiado en la prestigiosa universidad de Leipzig, su proceso de aprendizaje no superó los dos años, y las enseñanzas se asentaban en una visión mecanicista y estática de la salud y la enfermedad. No casualmente los pilares de esa formación estaban en la preponderancia que tenían las materias de Anatomía y Patología. Este proceso de revisión y desencanto, adquirió pronto visos de autocrítica y en una actitud lejos de lo común, tomó una drástica decisión. Enfrentó la sala de espera de su consultorio, repleta de pacientes, y los despidió con estas palabras:
"Amigos queridos, podéis salir de aquí, yo soy incapaz de aliviar vuestros males y curaros, no quiero robaros el dinero".5
Abandonó así la práctica de la medicina y para ganarse la vida, comenzó a traducir libros, habida cuenta de su facilidad para el manejo de los idiomas. Su frustración personal, el desconcierto de su propia familia y las penurias económicas que circundaron su hogar, fueron preparando el escenario donde habría de presentar magistralmente su genialidad.

Continue leyendo...
Cullen, la cinchona y el genio.

 

Contáctese con el Dr. De Medio Links recomendados

 

Administración y programación: El Barto Diseño Web